Obtenga un asesoramiento laboral de calidad

Altas, bajas, contratos y despidos Realización de todos los trámites administrativos  Atención personalizada

La mejor opción si precisa asesoría laboral

Si busca expertos en asesoría laboral en Madrid, Nosotros daremos la mejor respuesta a las necesidades de su empresa o negocio.
Servicios prestados de Asesoría Laboral:

• Inscripción de empresas y autónomos (y modificación de datos de las cuentas de cotización).
• Altas, bajas y variación de datos.
• Contratos de trabajo: análisis de posibles bonificaciones y beneficios fiscales, redacción de cláusulas contractuales, prórrogas y registro en el Servicio de Empleo.
• Nóminas y seguros sociales.
• Preavisos, finiquitos, cartas de fin de contrato o de despido, certificados de empresa.
• Declaraciones trimestrales de retenciones (modelo 111), declaración anual (modelo 190) y certificados de retenciones.
• Gestiones ante la Seguridad Social: partes de bajas y altas médicas y de accidentes de trabajo, vidas laborales y certificados de estar al corriente del pago.
• Representación ante la Inspección de Trabajo, en actos de conciliación ante el SMAC y en juicios laborales: despido y cantidad.

Régimen de Empleados de Hogar
• Altas, bajas y variaciones de datos en la Seguridad Social: modificaciones de contrato, horas o domicilio.
• Contratos de trabajo, nóminas y finiquitos.

¿Qué tipo de contrato necesito?

Si se va a contratar a un trabajador para un servicio u obra determinado está claro que precisamente el contrato por obra o servicio es el adecuado. Si se necesita a un trabajador para trabajar unos días o unos meses lo que necesita es un contrato eventual para circunstancias de la producción (si el periodo de prueba dura varios meses es aconsejable realizar un contrato fijo). Si se va a contratar a un trabajador, pero no se sabe cuánto tiempo va a estar en la empresa ni si realmente es el trabajador adecuado al puesto, la cuestión es si optamos por un contrato temporal que se puede convertir posteriormente en fijo u optamos directamente por un contrato fijo. Para tomar dicha decisión no sólo hemos de valorar la diferente indemnización al finalizar el contrato (mayor lógicamente en un contrato indefinido) sino la mayor burocracia (es necesario una resolución del SMAC o de un juzgado de lo social para que la Agencia Tributaria permita la deducción de la indemnización por despido improcedente) y conflictividad (no existe la misma percepción ante uno al que no le renueven el contrato u otro al que despiden) que supone el despido.

Existen bonificaciones y, en ocasiones subvenciones de las comunidades autónomas, que pueden aconsejar la contratación indefinida. Dichas bonificaciones y subvenciones suelen estar vinculadas al mantenimiento del empleo y del empleo fijo, circunstancias que no siempre es posible cumplir: no desprecie el beneficio económico, pero tampoco ignore los riesgos asumidos.

Existen colectivos cuya contratación está bonificada de manera destacada tanto si se contratan de forma indefinida (discapacitados, víctimas de violencia de género, personas en situación de exclusión social) como temporal (víctimas de violencia de género, personas en situación de exclusión social, contratos de interinidad para sustituir a mujeres durante el embarazo) lo que se debe aprovechar.

Contratos formativos

Contrato en prácticas
Es el contrato ideal para contratar a jóvenes que están en posesión de título universitario o de formación profesional de grado medio o superior en el supuesto de no hayan transcurrido más de cinco años, o de siete cuando el contrato se concierte con un trabajador con discapacidad, desde la terminación de los estudios. Destaca el salario más económico respecto a otros trabajadores de la empresa. Su conversión en contrato indefinido está bonificada por la Seguridad Social.

Contrato para la formación y el aprendizaje
Es el contrato ideal para contratar a jóvenes entre 16 y 25 años (sin límite de edad en personas con discapacidad) que no tengan cualificación para el contrato de prácticas. Destaca el salario más económico respecto a otros trabajadores de la empresa y se beneficia de una bonificación al 100% de gasto de seguridad social para empresas de menos de 250 trabajadores. Su conversión en contrato indefinido está bonificada por la Seguridad Social.
Dependiendo del año de contratación (1º al 3º) se debe dedicar un diferente porcentaje de la jornada a formación. El coste de la formación es reembolsado por la Seguridad Social a través de los seguros sociales.

Despido objetivo: causas económicas y pérdidas o disminución de ventas

En ocasiones, lamentablemente, es inevitable despedir un trabajador porque la situación económica de la empresa no permite su continuidad. Así sucede en caso de la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos ordinarios o ventas, si durante tres trimestres consecutivos el nivel de ingresos ordinarios o ventas de cada trimestre es inferior al registrado en el mismo trimestre del año anterior.

Es necesario comunicar por escrito al trabajador su despido explicándole la causa. Al mismo tiempo que se entrega la comunicación por escrito al trabajador hay que hacerle entrega de la indemnización de 20 días por año de servicio, con un máximo de 1 año de indemnización. Si la situación económica de la empresa impide el abono de la indemnización debe reflejarse en la comunicación por escrito no afectando a la validez del despido, sin perjuicio claro está, de la posibilidad de reclamar dicha indemnización por el trabajador.

El despido exige su preaviso con una antelación de 15 días. La falta de cumplimiento del preaviso exige indemnizar los días de su incumplimiento, pero no afecta a la validez del despido.

Contacte ahora con nosotros para más información

Pida información
AQUÍ